CLUB DE GIMNASIA Y ESGRIMA LA PLATA
FacebookTwitter
El ClubSociosFutbolDeportesEducaciónHistoriaPrensa y MarketingContacto

14-07 | Educación
La Independencia desde una perspectiva histórica, pensando en el presente y futuro
Al cumplirse 201 años de nuestra Independencia, el viernes 7 de julio la Escuela Secundaria Dr. René G. Favaloro conmemoró la fecha patria con reflexiones de algunos profesores.



Al cumplirse 201 años de nuestra Independencia, el viernes 7 de julio la Escuela Secundaria Dr. René G. Favaloro conmemoró la fecha patria con reflexiones de algunos profesores: Julieta Lubrano, encargada de coordinar el acto; Julieta Alonso, que socializó una reseña histórica didáctica para los alumnos; y Alejandro Bernasconi, que relató un discurso lleno de intertextualidades y preguntas que promueven a pensar y repensar la historia y el presente de la Argentina.

Por su parte, la profesora de Educación Física, Julieta Lubrano, expuso unas palabras alusivas: “Los años pasaron y el presente debe encontrarnos unidos y con fuerzas, para tratar de salvar lo que nos pertenece, con un fervoroso grito de protesta en contra de la injusticia y la corrupción”.

No faltó la presencia de las banderas de ceremonia y, luego de un discurso emotivo, la docente de Historia, Julieta Alonso, comentó una breve reseña de lo sucedido el 9 de julio de 1816. En este marco, luego se explayó sobre los festejos realizados el 10 de julio en Tucumán y afirmó que “10 días después se sumó que no sólo nos independizábamos de España, sino que también de toda potencia extranjera que nos acechara”.

Seguido, Alejandro Bernasconi, profesor de Matemática, comenzó con un audio que señalaba: “Aceptando que vivimos en un sistema capitalista, debemos pensar, actuar y animarnos a vivir desde otros paradigmas, no sólo diciendo, sino buscando coherencia entre la palabra y el gesto, poniendo la paciencia impaciente en esta construcción.” .

Acto seguido el docente continuó con definiciones del Pedagogo Paulo Freire, tales como Analfabetismo Político y Educación Bancaria; y preguntando “¿A qué nos referimos cuando hablamos de Independencia?” ¿Libertad? ¿No depender de nadie? ¿Podemos no depender?

En este sentido, Bernasconi resaltó el rol de la mujer, aún en la Independencia, y citó también a un joven de 16 años que hace un tiempo atrás dijo: “También en la falta de educación, en el analfabetismo, se hallan los pilares básicos para el colonialismo, al deformar internamente el pensamiento humano para hacer percibir como natural al ser dominado, sin quisiera intentar buscar cambios sobre lo establecido.”

A continuación se comparten las palabras socializadas por el profesor Bernasconi.
Paulo Freire. Dos definiciones sumamente importantes para su pedagogía de la emancipación.

Educación bancaria.
Instrucción escolarizada donde el maestro domesticador deposita comunicados de la ideología dominante en la mente de las educandas y educandos. La educación bancaria se argumenta en la conquista y en la invasión cultural, absolutiza la ignorancia, mitologiza la realidad, manipula, divide, reprime, castiga. La educación bancaria recurre a la narración y a la memoria, es monológica, asistencial, nutricional y domesticadora. La educación bancaria considera a los alumnos y alumnas objetos pasivos de la relación pedagógica, por lo tanto adapta a la realidad, es reproductora, niega la palabra, aliena la ignorancia y fomenta la cultura del silencio

Analfabetismo político. Esta es una de las más interesantes categorías de Freire. El analfabetismo político es el saldo de una educación bancaria que niega a hombres y mujeres la capacidad de interpretar políticamente la realidad social en la que están inmersos y encerrados; el saldo de esta instrumentación bancaria en la escuela es la acriticidad, la ahistoricidad y el tecnicismo del pensamiento. El analfabeto político separa y desconecta a la conciencia del mundo y de la realidad, en consecuencia la conciencia su conciencia divaga extraviada y enajenada entre la ingenuidad, la burocracia y el tecnicismo.

¿De qué hablamos cuando hablamos de independencia?

Tal vez nos referimos a Libertad… Libertad de ejercer nuestros derechos, conseguidos por el esfuerzo y la lucha de diferentes comunidades, libertad de vivir nuestra patria, libertad de ejercer soberanía, libertad de elegir gobierno, libertad de ideología, libertad de elegir trabajo/profesión/oficio (claro está que esta elección se verá muy influenciada por la posición que ocupemos en la “escalera” social, escalera que no siempre nos permite ascender escalones), libertad de elegir orientación/identidad sexual (libertad que no elimina, lamentablemente, la posibilidad sufrir discriminación, violencia, segregación social; pero que puede seguir ganando terreno por la lucha continua y esforzada de toda la comunidad), libertad de profesar religión, libertad de ser quién querríamos ser. ¿Pero hablamos alguna vez de la libertad de cumplir nuestras obligaciones como ciudadanos? ¿Libertad para ser responsables de nuestros actos, de hacernos cargo de nuestras decisiones?

Tal vez al hablar de independencia, nos referimos a No Depender de Nadie… Pero, ¿podemos no depender? ¿Podemos estar aislados en un mundo que se cierra cada vez más en una globalización casi mimetizante? Tal vez deberíamos decir que esa No Dependencia se refiere a permitirnos tomar algunas decisiones sin que gobiernos extranjeros vengan a decirnos qué hacer, cómo hacerlo, cuándo hacerlo, en beneficio de quién. Hace 201 años nos independizaron, aquellos héroes humanos, carnales, reales, del poder de un reinado colonizador. Aquí quiero hacer una aclaración sumamente importante: al hablar de héroes quiero referirme a casi todo un pueblo, a los criollos, mestizos, africanos que habían llegado esclavizados, a los pueblos originarios que también fueron esclavizados, a las tantas mujeres que pusieron el cuerpo y la vida en la gesta liderada por los nombres ya harto conocidos, héroes y próceres no solo fueron San Martín, Belgrano, Güemes y demás, ellos solo fueron los líderes, dirigentes, de todo un colectivo de libertadores, muchos de los cuales dejaron sus vidas durante el lento y largo proceso de alcanzar la independencia aquella. Hoy debemos mantener la independencia de otros tipos de colonizaciones: de instituciones internacionales que, a veces de manera silenciosa otras veces más sonoramente, nos quieren decir cómo manejar la economía, o nos quieren imponer un modelo de mercado (modelo que es opresor, manipulador, que quiere eliminador la educación crítica y responsable, pertinente, abierta, liberadora, emancipadora); hoy son otros los gobiernos/intereses que nos quieren doblegados; debemos tener la misma tenacidad de aquel pueblo heroico que tuvo el valor de enfrentar militarmente al rey español pero que, poco tiempo después, cayó preso de los engaños económicos de otro colonizador, como fue Gran Bretaña; los intereses que buscan ir colonizando poco a poco a los pueblos a veces atacan la cultura, embebiéndonos de “su” cultura, llenando nuestra mente de las imágenes que ellos quieren que creamos, van formando “imagen” en nuestra mente de ellos como los salvadores, los “super héroes”, los paladines de la libertad, la paz, la verdad; otras veces nos convencen con buena publicidad de que necesitamos consumir para ser, tener para ser, y consumir y tener lo que ellos nos dicen, no lo q elegimos nosotros; y también usan la peor de las colonizaciones, la militar. Entonces necesitamos entender estos procesos (que pueden ser lentos y casi imperceptibles) para luchar en contra, para oponer nuestra identidad, nuestra forma de ver y entender el mundo, nuestra cultura. Otro punto interesante que quiero tocar es la cuestión del “otro”, aquel pueblo heroico que supo combatir no lo hizo solamente por el “hoy” de ese momento, si no por el “hoy” de todos los momentos q vendrían luego, por el “hoy” nuestro, de nuestros padres, abuelos, hijos, nietos; es decir, ellos no pensaron solo en ellos; tengamos la misma visión de comunidad q cuida a los que vendrán, que cuida a los que tiene a su lado y que la están pasando mal, que comparte lucha con pueblos vecinos, con comunidades que necesitan conseguir libertad de ser, por eso digo que esta vez debemos buscar independencia desde otra perspectiva, una perspectiva más abarcadora, que incluya la empatía por el que tenemos a nuestro lado, que incluya la responsabilidad por nuestros compromisos, que incluya el hacernos cargo de las consecuencias de lo que hacemos o dejamos de hacer; necesitamos mostrarnos independientes de cosas como: el consumismo, la idiotización de la televisión, o de todas esas cosas que con luces bonitas y movimientos atrayentes nos mantienen abombados, atentos a eso, sin poder pensar en lo que pasa a nuestro alrededor.

Puede que no haya una independencia grupal, colectiva, nacional, si no hay primero una independencia individual, propia, de nuestra mente frente al control ajeno; no lo sé con certeza, pero creo que podemos inferir que idiotizados detrás de la “caja boba” o de toda la tecnología que nos mantiene encerrados en nosotros mismos, rara vez podremos pensar en ser independientes de un poder político, económico y cultural que nos quiere imponer un modo de vivir. Estos poderes pueden estar representados por los grandes conglomerados de capital trasnacional, por los explotadores de los recursos naturales, por los grupos de naciones que militarmente invaden y aniquilan pueblos enteros, y que, en el proceso, van minando nuestra mente con sus imágenes, con sus ideales, con su postura, con su cultura, con sus pautas de consumo.

“Pensé que de política no iba a hablar, pero ahora que recuerdo, política hacemos todos al caminar”. Raly Barrionuevo, Ey Paisano.

Un breve fragmento de una letra llamativa y que puede ser extrapolada a nuestros días:

“Su estandarte sangriento levantan
provocando a la lid más cruel.
¿No los veis sobre Méjico y Quito
arrojarse con saña tenaz,
y cuál lloran bañados en sangre
Potosí, Cochabamba y La Paz?
¿No los veis sobre el triste Caracas
luto y llanto y muerte esparcir?
¿No los veis devorando cual fieras
todo pueblo que logran rendir?”

No soy muy poeta, ni muy creativo, pero quise cambiar algunas palabras y dejarlo así:

“Su estandarte de “antiterrorismo” levantan
Provocando a la lid más cruel.
¿No los veis sobre Siria y Cuba
Arrojarse con saña tenaz,
Y cuál lloran bañados en sangre
Afganistan, Palestina y demás?
¿No los veis sobre el triste Venezuela/Puerto Rico/Ecuador
Luto y llanto y muerte esparcir?
¿No los veis devorando cual fieras
Todo recurso natural (petróleo, metales preciosos, otros minerales fundamentales, alimento varios, y lo más importante y lo q es indispensable para la vida, AGUA) que logran robar?”

Nota: Melina Agueda, Lara Carreras, Emilia Rulli.
Fotos: Melina Agueda, Martina Macías, Emilia Rulli.








CLUB DE GIMNASIA Y ESGRIMA LA PLATA