CLUB DE GIMNASIA Y ESGRIMA LA PLATA
FacebookTwitter
El ClubSociosFutbolDeportesEducaciónHistoriaPrensa y MarketingContacto

04-05 | Vóley
Damas de Gloria
Después de catorce años, Las Lobas volvieron a ser Campeonas nacionales. Detrás, como siempre, estuvieron las Casamiquela. El legado continúa.



Nombrarlas es referirse a la excelencia del Vóley femenino en nuestro país y es, además, un sinónimo de Gimnasia. Alicia y Paula Casamiquela representan la estirpe Tripera en su máxima expresión, el talento, el trabajo y, como si esto fuera poco, también el éxito.

Nunca se olvidan de Rodolfo, esposo y padre, personalidad indiscutible para la historia de la Institución y del vóley metropolitano y nacional. Ese vóley que ellas se encargaron de teñir de azul y blanco una y otra vez.

Cuatro Ligas Argentinas fueron de Las Lobas hasta el día de hoy. Tres con Alicia en el banco y una, hace tan sólo semanas, bajo la conducción técnica de su hija. Las primeras en 2000, con Paula en el plantel, 2001 y 2003. La última, tras casi quince años, volvieron a conseguirla ellas, ahora con la hija en el banco de suplentes y la madre, como ya lo es desde hace un tiempo, como líder y referente de un grupo fantástico de jugadoras.

La gloria las sigue acompañando. Pero no hay mandato, sino sentimiento. Y amor del más puro.

¿Cuál es la fórmula para la vigencia?
Alicia: son organizaciones. No una formula química o física, porque trabajamos con seres humanos. Me parece que para estar en vigencia se requiere un buen ojo y tener la suerte de tener un buen equipo de trabajo. Si algo nos tiene que identificar, es la continuidad de una buena organización, un buen equipo de trabajo y unas buenas jugadoras. Buenas jugadoras son buenas personas.
Paula: yo coincido, en la calidad humana, en la organización de la tarea, del equipo, del grupo de trabajo, en la creencia en lo que uno hace y sobre todo en una cuestión que acá es diferente que en otro lado, que es el sentimiento hacia el Club. Eso se transmite y hace que la distinción en Gimnasia sea por el sentimiento genuino que hay.
Alicia: eso es una situación sine qua non, tiene que ser así.

¿Qué representa eso para ustedes?
P: yo no podría estar en otro lado. Ella ha tenido más ofertas que yo y tampoco se ha ido. A veces pienso como haría en otro lugar para expresar algo que no siento. Somos muy genuinas y la devolución también es esa. Además, el tiempo, las jugadoras que están acá son jugadoras de muchos años, muchas llegan, se quedan y hasta forman familia en La Plata.
A: Gimnasia les ha ofrecido todo. Les ha ofrecido jugar en el mejor nivel, les dio casa, les dio comida y le dios estudio. Es más o menos como lo que hacen en tu casa. Gimnasia es una familia.



¿Cuáles fueron las claves para ganar la última Liga?
P: la madurez por sobre todas las cosas. Hacía años que veníamos peleando los torneos y nos quedábamos en la final. Yo decía que el día que ganáramos una final empezaba el ciclo ganador. Porque no es fácil ganar finales. Lo que yo más vi en este equipo fue una madurez absoluta, muy concentradas en el trabajo. Entrenamos a las tres de la tarde con cuarenta grados, entrenamos a las ocho de la mañana, entrenamos los sábados, entrenamos el mismo día de la final a la mañana. Nunca hubo una queja. Hasta la finalización existió una total constancia en el objetivo.
A: este Cuerpo Técnico le dio seguridad al equipo. Empezaron a sentir que lo que hacían estaba muy bien hecho.

¿Qué importancia tuvo el papel de Fernanda?
P: la venida de Fernanda le dio al grupo mucha frescura, y eso esta bueno, porque los mismos años hacen que haya una meseta en el rendimiento. Así como juega, es. Graciosa, simpática, siempre de buen humor. Y además rinde. Le dio aire al equipo, fortaleza, una mezcla exacta entre diversión y trabajo. La venida de Milagros también fue clave. Es decir, se renovó el aire de arriba. Después de diez años qué más podés decir, qué fibra tocás. Entonces, además de aportar seriedad por su aporte con la tecnología, dio aire arriba incluso para mí, y la venida de Fernanda aire abajo. Provocaron un despertar especial.
A: es una jugadora que tiene proyección para irse al extranjero a cualquier país y en cambio se quiso quedar en Gimnasia, pudiendo ganar mucha más plata. Caramba, qué bueno es estar en Gimnasia.

Se vio un grupo muy unido, ¿qué mensaje se bajó?
P: en diciembre del año pasado, el último día que nos vimos las caras, hicimos una reunión en la sala de video. Nosotros sabíamos que el 2016 iba a ser un año de transición porque veníamos con tres jugadoras lesionadas, Tatiana Vera se incorporó en diciembre, Sofía Bulgarella volvía de la lesión y Vicky Granado también volvió en ese momento. Yo estaba segura que igualmente íbamos a tener un plantel para estar entre los cuatro primeros, que es siempre nuestro objetivo. Pero después de más de diez años perdimos en cuartos de final y no llegamos a semifinales. Me quedó un sabor feo, sentí que estábamos para más. Entonces en esa reunión yo expuse esto y pregunté si ellas sentían lo mismo. Hablaron todas. Y todas hicieron un mea culpa que podrían haber dado más. Les dije que si seguíamos en esa frase hecha de “yo me rompo el culo” nada iba a cambiar y les invertí el “qué podemos hacer para” por el “qué estoy dispuesta a sacrificar”. Todas dijeron cosas muy fuertes, por ejemplo Rocío que dijo que iba a pasar menos tiempo con su hijo para revertir esta situación. Terminamos la charla, cerramos con llave y nos fuimos de vacaciones. Te puedo asegurar que desde el primer entrenamiento de enero hasta el último previo a la final, todas dejaron inclusive mucho más de lo que habían prometido.
A: además, ellas tenían el deseo de ganar un campeonato. Este grupo nunca había ganado un título. Y eso es importante, ese deseo de hacerlo. Entonces se comprometieron con sus compañeras, con nosotros, y sobre todo, con ellas mismas.

¿Qué sensaciones les produjo ver el Poli repleto y con un clima tan especial?
A: casi sabiendo que el partido estaba terminado con éxito, se me cerró la garganta. No pude dejar que se me cayeran las lágrimas. Después de tanto que deseamos un campeonato, de la manera, del público, de los cantos, del fervor que ponen las chicas dentro de la cancha con cada canto que escuchan, para mí fue muy emocionante. Fue una alegría bárbara. Y además porque está mi hija y mi hija sabe. Y si esta no es porque es mi hija, sino porque es una buena entrenadora. Y lo demostró.
P: si vos me preguntás cuál es tu sueño, te digo este. A nosotros por lo general siempre nos tocó definir las finales de visitante. Entonces mi sueño era definir una liga nacional en mi casa, con semejante marco. A mí me emociona mucho la gente de Gimnasia, me cuesta mucho al arranque del partido estabilizarme emocionalmente y temía que a las chicas les pase lo mismo. Fue muy emocionante, tenía ganas de estar en la tribuna alentando.



Ahora son las dos las entrenadoras que llevaron a Las Lobas al máximo logro nacional, ¿las une de una manera distinta?
P: es un legado, yo lo siento así. No con la obligación, nunca es una presión. Yo creo que el centro del vóley está acá y que de acá después copian muchos. Yo siempre les cuento las historia de nuestro vóley a las chicas, por si no la conocen cuando llegan. Y les digo que el que se pone la camiseta de Gimnasia tiene que saber lo que defiende, porque es una obligación histórica y moral estar siempre ahí, en lo más alto. Es nuestra obligación. Yo sentí ese día que era un legado, y también de mi papá. Yo sentí que se estaba cumpliendo otra vez y ojalá que el ciclo dure un buen tiempo. Es muy difícil que sea como en otras épocas, cuando literalmente no nos paraba nadie, pero tenemos la oportunidad de realizar un buen ciclo ganador.

Como entrenadoras, ¿en qué se identifican una de la otra?
P: yo me veo más identificada en mis formas a mi papá, soy más explosiva. Lo que si estoy tratando de tomar de mi mamá es su capacidad de apaciguar los ánimos, es más contemplativa.
A: cuando la escucho siento que me estoy escuchando yo. Es un poco lo que me pasó con mi madre y con mi padre. En la juventud uno no está de acuerdo con algunas cosas que nos dicen y ahora, grande, me encuentro hablando como lo hacían mi mamá y mi papá. Con ella me pasó lo mismo. Sin querer, porque las siente o porque cree que es lo correcto, ha tomado algunas cosas. En la cancha, antes de los partidos, siempre se dicen cosas. No es lo que dice, es como lo dice. En estos últimos partidos la escuchaba y pensaba, parece que estoy hablando yo.
P: bueno, parece que estoy haciendo las cosas bien.

En otras entrevistas han hablado del objetivo como Club de formar planteles con jugadoras provenientes de las divisiones menores, ¿cómo trabajan en ese sentido?
P: a fines del 2015 el Departamento de Vóley hizo una planificación y un análisis de lo que verdaderamente había en inferiores, de lo que necesitamos y a cuanto tiempo. Citamos a jugadores de ambas tiras, entrenamos y concluimos que teníamos jugadoras hasta 2020.
De hecho, en la liga 2016 subí siete menores, pero en el transcurso del año hubo muchas lesiones. Nada grave, pero con el correr de la temporada se sobrecargaron mucho. Entonces para este año bajamos los decibeles. El proyecto está, el grupo está y siempre pensando en el recambio a futuro.

¿Son estas las que van a reemplazar al plantel actual?
A: tuvimos un bache muy grande. Hace tres años se fueron más de veinte jugadoras que nos dejaron un vacío tremendo. Entonces esas chiquitas que hoy son el futuro debieron jugar en varias categorías al mismo tiempo. Ahí empezamos a traer algunas chicas de afuera para que se vayan haciendo desde abajo, que vengan a estudiar, porque acá también se viene a eso, y que en el camino se hagan desde las categorías menores.
P: ahora ya están. Lo que paso nos sirvió para llevar a estas chiquitas a que estén bien preparadas para dar el salto.

¿Se plantean dejar esto algún día?
P: me gustaría cumplir un ciclo ganador. Y capaz sí después estar en otro rol. Nunca me podría ir de Gimnasia, ni la Selección me interesa.
A: esto desgasta. Uno se mete en los partidos, en los entrenamientos, en los problemas de las chicas. Me dicen la mama, dentro de poco me van a decir la abuela del vóley. Sumar años es adquirir experiencia, pero adquirir experiencia cuesta mucho esfuerzo. A veces uno dice, ahora me voy a mi casa. Pero para mí es imposible. Yo fui la primera mujer, la primera que se animó a hacer vóley femenino. Es muy difícil competir con el hombre. Cuesta mucho, así como me costó a mí, a ella y a todas las que estuvimos alrededor del vóley. Porque esto era un hobby, nosotras éramos “las chicas”. A medida que fuimos creciendo he tenido muchos problemas internos. Hasta que te empiezan a conocer. Y acá estamos, nos instalamos. Ahora para que nos saquen va a ser un poco difícil.

Nota: Marco Ciappina – Prensa Deportes.








SPONSORS
Ir a los Deportes
Ir al Sitio Web Ir al Sitio Web Ir al Sitio Web Ir al Sitio Web Ir al Sitio Web
DÍAS Y HORARIOS
Para Socios
Categoría Mini
Entre 7 y 10 años
Martes y Jueves | 18.00 horas

Entre 11 y 12 años
Martes y jueves | 19.00 horas

Escuela
De 13 años en adelante
jueves | 14.00 horas a 16.00 horas
Sábados 10.00 horas a 12.00 horas

Todos los horarios son a confirmar.

Matricula de Inscripción $250.-

Arancel mensual (todas las edades) | $350.-

Para más información, consultá en el Departamento de Vóley que funciona en la Sede Social de lunes a viernes de 14:30 a 19:00 horas.
CLUB DE GIMNASIA Y ESGRIMA LA PLATA